Al comprar nuestra nueva casa, hemos heredado muchos muebles y trastos y estamos haciendo cambios de cara a todo cuanto podemos para poder aprovechar el máximo de enseres. Aquí la transformación de un par de butacas que con una mano de pintura y unas fundas para las almohadas han hecho un buen cambio.

Finalmente, se han quedado en nuestro comedor y me encanta sentarme en ellas para hacer ganchillo o simplemente para acunar a mis pequeños mientras miramos los pajaritos por la ventana.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR