Me gusta mucho fieltrear lana pura. Empezamos con los niños haciendo bolas y cubriendo jaboncitos  y después llegaron las botas y las zapatillas… Os enseño como las hago…

 

MATERIALES
Lana Pura
Plástico de burbujas
Papel y lápiz
Agua
Envase con pulverizador/regadora pequeña
Jabón
2 Esterillas de bambú/tabla para fregar
Tijeras
PROCEDIMIENTO
Dibujamos en un papel nuestra planta del pie (en este tutorial, el de mi hijo pequeño) y dibujamos la plantilla cómo la de las imágenes (el pie es la parte coloreada).

 

Recortamos la plantilla con el papel doblado de forma que nos queden dos botas simétricas respeto al eje que las une.

 

Colocamos la plantilla sobre el plástico de burbujas y recortamos un trozo de plástico igual que la plantilla.

Colocamos nuestro molde sobre plástico de burbujas o sobre una esterilla de bambú.

 

Empezamos a forrar el molde con lana pura. Para cortarlo, abrimos un poco el “hilo” para que quede plano y tiramos hacia abajo desde el extremo inferior agarrándolo cómo en la imagen.

Cubriremos bien todo el molde y rociaremos con agua.

 

 

 

 

Cubriremos con una esterilla o con otro trozo de plástico, presionaremos un poco  y voltearemos.

 

 

Meteremos los extremos de lana sobrante hacia el interior de nuestro molde y cubriremos esta nueva cara con más lana pura.

 

 

 

Rociaremos con más agua y cubriendo con una esterilla iremos presionando hasta asegurarnos que está toda la lana bien húmeda.

 

Voltearemos de nuevo y meteremos los extremos de lana sobrante la parte de bota que ya hemos hecho.

 

Repetiremos lo hecho hasta ahora con una nueva capa de lana a cada cara de la plantilla.

 

 

Y ahora haremos una nueva capa pero con lana de otro color…

 

Echaremos un chorro de jabón y empezaremos a “masajear” las botas con nuestras manos.

 

 

Colocaremos la esterilla encima y seguiremos masajeando por ambos lados. Masajear sin miedo y usar la esterilla para frotar.

 

 

 

 

Pasado un rato, cortaremos por el eje de simetría (por dónde doblamos el papel de la plantilla) y sacaremos la plantilla de plástico del interior para seguir fieltreando cada bota por separado.

Usando la esterilla como tabla para fregar (si tenemos fregadero mejor que mejor) frotaremos con insistencia toda la bota, poniendo especial atención a la zona del empeine (podemos meter la mano dentro de la bota para poder sujetarla mejor).

Nos probaremos las botas para acomodarlas al pie y retocar la forma como nos convenga.

Después enjuagaremos con agua y dejaremos secar sobre una toalla o trapo (que ayuda a absorber la humedad). Una vez bien secas, podemos decorarlas con bordados, cortarlas para quedarnos sólo con la zapatilla o para poner cordones en la parte delantera, etc…

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies