A los más pequeños les encanta experimentar con nuevas texturas y siempre les dejo jugar con “cajas sensoriales” que no son más que un tapper lleno con cualquier cosa… esta vez arroz y canicas.

Los peques buscan las canicas entre el arroz y cuando las encuentran las dipositan dentro de un bote de nocilla (vacío y limpio evidentemente…) al que he hecho un pequeño agujero en la tapa. De esta forma practican también sus habilidades motrices finas.

Recordad que las canicas son muy pequeñas y deben usarse bajo la supervisión de los adultos.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies