Secando plantas

Secando plantas

Hace ya unas semanas que estamos recogiendo y secando plantas para tener unas buenas reservas de cara al invierno. Secarlas es un método de los más fáciles para conservarlas así que os animo a probarlo.
menta1
Para empezar:
  • Es mejor cosechar por la mañana, cuando el rocío (si lo hay, que por estas fechas ya ni eso!) ya se ha evaporado pero el sol fuerte aún no ha empezado. De esta forma  las plantas mantienen mayor concentración de los aceites (volátiles).
  • Para recogerlas, usar unas tijeras o cuchillo. Nunca rompáis las ramas con las manos.
  • Recoger sólo aquellas plantas que conozcáis y únicamente las que tengan buen aspecto. No cosechéis nunca plantas con manchas o plagas.
  • Sacudirlas bien por si hay algún insecto y guardarlas en un cesto de mimbre (o un recipiente donde estén aireadas y no se chafen) hasta llegar a casa.
  • Es preferible cosechar hierbas limpias pero si tenemos algunas con mucha tierra podemos limpiarlas con un poco de agua fría y dejarlas secar sobre trapos absorbentes o papel de cocina.
 menta2
  • Haremos ramilletes de 5-10 ramas desechando alguna hoja que parezca estropeada y los colgaremos boca abajo en un lugar seco, oscuro y sobretodo ventilado. No queremos que crezcan mohos.
  • Dejaremos las hierbas secándose. Pueden tardar un par de días o un par de semanas, depende del clima y de la planta.
  • Cuando al apretar una hoja se rompa y cruja, ya estará listo para envasar. Usaremos botes o tarros que cierren bien, mejor que bolsas de papel o de tela, para asegurarnos una mejor conservación.
  • Podemos envasar la planta entera o sólo las hojas dependiendo de lo que nos interese de cada planta. Es mejor guardar la hoja entera y desmenuzarla cuando la usemos pues así conservará más aceites esenciales.
  • Por último etiquetaremos bien el tarro con el tipo de planta y le fecha de recolección y/o envasado.
De esta forma podéis secar romero, lavanda, orégano, menta, salvia… en fin, lo que se os ocurra.
Taller de Cosmética Natural

Taller de Cosmética Natural

Hace un tiempo, mi buena amiga Farah (nos conocimos en danza del vientre para embarazadas hace ya más de cuatro años, ¡cómo pasa el tiempo!) creó una asociación para dar apoyo a mujeres y tratar de recuperar un estilo de vida frugal. Pues bien, como abogan por recuperar el hacerse las cosas uno mismo (idea que comparto) organizan todo tipo de cursos (los de pan son ya míticos) y el próximo mes de octubre yo misma voy a impartir un taller de cosmética natural.
Tenéis la información aquí. Será el próximo sábado 6 de octubre por la mañana (de 10 a 14h) en una pequeña casa de payés en Marganell (localización preciosa, detrás de las montañas de Montserrat, rodeados de bosque y cerca de Barcelona). Aprenderemos los básicos, nos lo pasaremos muy bien y nos iremos a casa con labiales, cremas y tónicos hechos por nosotros mismos.

Precio 40€ (incluye una pequeña-gran guía que estoy preparando para la ocasión!). Apúntate mandando un e-mail a elproyectomuslimah@hotmail.com.

Hidratante en pastilla

Hidratante en pastilla

 

Con los peques, la casa, el trabajo… nunca encuentro el momento para cuidarme y una de las cosas que más me cuestan es hidratar mi cuerpo. Ponerme crema al salir de la ducha siempre me da pereza pues me gusta la sensación de piel limpia que tengo al salir del agua. Tampoco tengo ganas de pringarme las manos… ni me convencen los aceites porque la mitad se desparrama y se pierde… La solución la descubrí hace un tiempo, cuando probé una hidratante en pastilla de Lush: hidratación rápida y fácil. En contra, que son un poco caras… así que me hice las mías en casa.
La receta de hoy es una receta básica para pastillas hidratantes para pieles secas (es decir, pastillas extra hidratantes).
INGREDIENTES para la receta básica:
– 1 parte de aceite (de almendras dulces)
– 1 parte de manteca (de karité)
– 1 parte de cera de abejas
Podéis personalizar la receta a vuestro gusto, añadiendo esencias justo antes de verter la mezcla en los moldes, cambiando los aceites y/o las mantecas…. si substituís una de las mantecas por otro aceite, podéis incrementar la proporción de cera para que quede una pastilla sólida a temperatura ambiente pero que se funde al frotarla contra el cuerpo.
En meses de verano también incremento un poco la proporción de cera para que la pastilla aguante la temperatura ambiente elevada de estas fechas. Para hacer 6 pastillas usé 120 gramos de aceite de almendras dulces, 120 gramos de manteca de karité y 120 gramos de cera de abejas.
UTENSILIOS:
– una báscula
– recipiente para pesar y espátula o cuchara
– un par de cazos (o un cazo y un bol que aguante altas temperaturas) para hacer un baño maría
 PROCEDIMIENTO:
1) Pesamos la cera y la metemos en el cazo interior del baño maría
2) Pesamos el aceite y lo añadimos a la cera
3) Al baño maría, calentamos a fuego lento hasta que toda la cera se funda.
Tenemos que vigilar que la mezcla nunca hierba (por eso usamos el baño maría, para que no reciba una gran temperatura directamente)
4) Pesamos la manteca y la añadimos a la mezcla anterior
5) Removemos hasta que se funda completamente y mezclamos bien
6) Vertemos la mezcla en los moldes
7) Mientras esperamos a que la mezcla alcance la temperatura ambiente, aprovechamos para limpiar el cazo. El mejor método es retirar los restos que queden con papel absorbente antes de que se enfríe y luego lavar con agua y jabón.
8) Podemos meter los moldes en la nevera o en el congelador para que las pastillas solidifiquen antes.
UTILIZACIÓN:
Al final de la ducha, con el cuerpo mojado, frotamos la pastilla por todo nuestro cuepo y ¡listo!
Personalmente, me gusta que mi piel se seque «al aire» el lugar de secarla con la toalla, de esta forma doy más tiempo para que los aceites penetren.
También me gusta guardar las pastillas (y cremas) en la nevera durante los meses de verano, así se conservan mejor y luego usarlas es mucho más refrescante.
Son muy, muy fáciles de hacer y quedan muy bien en una pequeña caja de metal como idea de regalo.
Si os quedan demasiado blandas, podéis fundir de nuevo a fuego lento y añadir un poco más de cera. En caso contrario, si no funden bien al fregarlas sobre la piel, añadir aceite o manteca.
Bombas de baño

Bombas de baño

La hora del baño es para nosotros un tiempo de juego y diversión. Me gusta tomarme mi tiempo y dejarles jugar hasta que se cansan. Primero nos lavamos un poco y después empieza el tiempo para sus experimentos. Tenemos la bañera llena de potes, botellitas, cucharas, embudos… y aunque el espacio es pequeño (una bañera de tamaño estándar) los tres se organizan y cada uno encuentra su espacio.

 

bombes11

Hay una cosa que les fascina, las bombas de baño efervescentes… les encanta meterlas en el agua y contemplar las burbijitas, así que ya hemos hecho unas cuantas veces en casa. En las tiendas son carísimas pero con esta receta, podéis haceros en casa un montón de bombas por muy poco dinero.

(más…)

Labiales caseros

Labiales caseros

Ya sea verano, invierno, primavera u otoño siempre uso bálsamo o protector labial y me gusta mucho hacerlo en casa. No tengo una receta fija pero si una base…
40% componentes sólidos a temperatura ambiente (manteca de cacao, de karité, lanolina…)
40% componentes líquidos a temperatura ambiente (aceite de almendras dulces, de rosa mosqueta, oliva, sésamo, romero…)
20% cera de abejas
Además, podéis añadir unas gotitas de algún aceite esencial para que huela bien (lavanda, menta…) o incluso vitamina E…
Si compráis la cera en piezas grandes, primero tendréis que cortarla para que sea más fácil que se derrita.
Después, calentaremos los ingredientes al baño maría y los mezclaremos bien. Yo uso botes de cristal de los yogures, una cucharilla de café y una pinza de ropa de madera. La pinza sujeta bien el bote y nos permite manipularlo sin quemarnos pero ¡cuidado! no la apretéis, se abre… (parece una tontería pero tenemos tendencia a apretar… la cantidad de vasos de precipitados que he visto recoger del suelo del laboratorio…)
Yo primero derrito la cera, después añado las mantecas y por último, justo antes de cerrar el fuego, los aceites. En los labiales de las imágenes usé manteca de karité, miel, aceite de almendras dulces y un poquito de rosa mosqueta pero lo más divertido es ir probando nuevas combinaciones.
Los aceites esenciales y/o la vitamina E los añadiremos después, justo antes de llenar nuestros recipientes que previamente habremos lavado y secado bien. Personalmente, me gusta añadir un par de gotitas de menta…
Son muy fáciles de hacer y pueden ser una buena idea de regalo… un detalle fácil de hacer en casa. Al ser en formato sólido, podemos ahorrarnos conservantes pero para quien sufra, puede usar unas gotitas de aceite esencial de árbol de té para tal propósito.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies