Alternativas al «¡Ten cuidado!»

Alternativas al «¡Ten cuidado!»

Este año mi hijo mayor cumplirá catorce años y yo aún recuerdo la primera vez que se subió a un árbol, a lo que a mi me parecía una altura demasiado considerable. Entonces vivíamos en un pueblo en la sierra de Collserola y salíamos a pasear a nuestro perro por un bosque cercano y Eudald siempre se entretenía en su árbol favorito, una encina de tronco retorcido. Siempre jugaba a escalarlo pero al principio no subía más de metro y medio, hasta que se sintió preparado… Y entonces me asaltaron los miedos: ¿y si se cae? ¿cómo va a bajar?. Esa vez, y muchas otras, frustré su aprendizaje con mi ¡ten cuidado!.

No hay nada mejor como una advertencia vacía para boicotear las experiencias de nuestros hijos.

(más…)

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies