Hay días que simplemente pasan. Antes me hacían sentir mal. Pasaban las horas y yo me preguntaba ¿qué he hecho hoy? ¿nada? Ahora los disfruto. Miro por la ventana y veo los pájaros posados sobre los tejados nevados. Miro a mi alrededor y trato de capturar esos pequeños instantes que a menudo pasan demasiado rápido.

Llega el anochecer y si, no he hecho nada para mis proyectos personales/profesionales pero he hecho mucho para con mi vida. Y resulta que, aún no habiendo hecho, también he hecho para los primeros pues a veces la mejor forma para avanzar es desconectar.

 

 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies