De pequeña me encantaba dibujar y pintar. ¿A que niño no le gusta? Me pasaba horas coloreando dibujos y las clases de plástica siempre fueron mis preferidas PERO cuando llegaba el momento de dibujar, en el 90% de los casos me limitaba a copiar imágenes de otras personas: dibujos de libros, de cromos… Era muy buena copiando dibujos y recuerdo haber recibido muchos halagos pues mis dibujos eran como fotocopias… pero nunca tuve la suficiente confianza como para dibujar y pintar de forma libre. Evidentemente, dejé de dibujar en mi infancia y siempre pensé que no se me daba bien.

 

Ahora llega el momento en que tengo que guiar a mis hijos. Quiero que se sientan seguros y que no tengan miedo de experimentar. No quiero que les pase como a mi (y como a la mayoría de mis coetáneos a los que nos cortaron las alas antes de despegar). Cuando era pequeña, se premiaba a quien nunca se salía de la ralla, a quien lograba hacer el dibujo más realista. Me enseñaron que las estrellas son amarillas y tienen cinco puntas, que los árboles son verdes y el cielo azul.

¿Porque condicionar a nuestros hijos para que dibujen de una forma determinada? Los dibujos realistas están bien pero también lo está hacer garabatos, pintar con los pies o dibujar un perro violeta.

 

Hace un tiempo decidí que la mejor forma para inspirar a mis hijos es no cortarme yo… y empecé a dibujar, a pintar y a experimentar. Ahora, cuando cojo mi cuaderno, siempre se me une alguno de mis hijos. Nuestro lema: A dibujar se aprende dibujando. Cada uno va a su ritmo, todos sabemos (el pequeño se sentía muy frustrado porque pensaba que no sabía dibujar como sus hermanos…). A veces dibujamos algo pero muchas otras “solo” jugamos: manchamos, cortamos, hacemos rayas, dibujamos sólo con círculos.

Autorretrato de Heura (6 años) con su nuevo gorro de lana

No me importa si alguno de mis hijos va a ser artista o no, me importa que no tengan miedo a expresarse. Y que se sientan orgullosos de lo que hacen. Y así, vamos llenando la casa con sus creaciones… También decir que dejar salir a la niña que yo llevo dentro es de lo más terapéutico, no sólo mis hijos se sienten más seguros ;-D

 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies