Estos días en el Pirineo hemos tenido la suerte de encontrar muchos frutos: fresas, frambuesas y moras…

Las fresas y frambuesas nos las comimos al momento pero moras, ¡había muchísimas! De repente me acordé de los veranos en el pueblo con mis abuelos y cómo mi abuela nos enseñó a hacer colgantes de moras usando una espiga para poder llevarlas a casa, dónde nos las comíamos con nata.
Un placer que hemos repetido con mucho gusto…

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR