La casita de madera

La casita de madera

Llegamos a nuestra casa hace algo más de dos años pero aún tenemos muchísimas cosas pendientes por arreglar. La casita de madera que hay en el jardín por ejemplo… no fue hasta el pasado cumpleaños de E. (8) y H.(4) que no la arreglamos. Como ambos cumplen años en septiembre, me gusta prepararles algo especial cada año y, finalmente, este año les arreglamos la cabaña.

Aún nos falta pintarla por fuera pero ahora ya pueden jugar en ella. Me pasé un par de días limpiándola, reparándola, pintándola, cosiendo cortinas… con la ayuda de papá, los tíos, los abuelos… Inicialmente estaba llena de madera y porquerías varias y muchas zonas estaban muy estropeadas.

Finalmente logramos algo decente sin gastar mucho dinero. Únicamente compré un bote de pintura blanca para exteriores y unos pocos metros del césped artificial del más baratito para cubrir el suelo. Aproveché las cajas de madera que encontré dentro de la cabaña, bien limpias y con una capita de pintura ahora son multiusos.

Ahora que llega el buen tiempo tendremos que empezar a pensar como decoramos su exterior. Para la zona que hay justo al lado, dónde un palet hace de valla, había pensado en una pared musical (llevo meses recogiendo ollas viejas y artilugios varios que puedan hacer de instrumentos). ¿Nos dais alguna idea más?
Cumpleaños y estrellas

Cumpleaños y estrellas

Una de las cosas que más me impresionan después de año y medio en nuestra nueva casa en medio de la nada es la cantidad de estrellas que se ven cada noche. Acostumbrada a vivir en ciudad, los cielos estrellados que se divisan desde entornos sin contaminación lumínica me parecen tan bonitos… No hay noche que no mire hacia el cielo al menos un momentito.
Septiembre es mes de cumpleaños en casa: este año E. hará 8 años y H. hará 4. Me gusta darles alguna sorpresa inesperada por estas fechas así que el año pasado les llenamos una de las paredes de la habitación donde duermen con estrellitas-puntitos de pintura fluorescente. La noche del cumple del mayor, al ir a contar cuentos y acostarnos se encontraron con una galaxia en su habitación.
Qué decir que a mis hijos les apasiona en tema espacio / universo / planetas / estrellas así que esa noche para acostarnos estuvimos mirando un libro del universo. Casi un año después, cada noche al cerrar la luz aún se les escapan los ¡ohhh!
En la misma línea, una de las aplicaciones que más gusta a mis hijos es la del SkyMap: aplicación gratuita para Android que te muestra a tiempo real el nombre de todas las estrellas/planetas que tienes a la vista así como el de la constelación de la que forman parte, etc… Se pasan sus buenos ratos escudriñando el cielo en busca de nuevas estrellas.
Un par de ideas que también me han parecido de lo más bonitas son esta linterna y cortinas:
Idea de happy hour project, que ha recortado estrellitas en un trozo de vinilo autoadhesivo negro y lo ha pegado en una linterna.
 {imagen}
Y el de estas cortinas que dejan pasar la luz a través de pequeños orificios en forma de estrella.
Pastel Arco Iris

Pastel Arco Iris

Llevamos una semana todos malillos. Empezamos con mocos y algo de fiebre y acabamos con pasa estomacal pero bueno, todo tiene su lado positivo y es que hemos estado muchas más horas en casa. Tengo pendiente explicaros la receta del pastel Arco Iris así que allá voy…
INGREDIENTES
La medida «vaso» equivale a un vaso corriente (250ml)
PARA EL BIZCOCHO
3 vasos de harina
3 cucharaditas de levadura
1 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
2 cucharaditas de vainillina
250gr de mantequilla a Tª ambiente
2 1/2 vasos de azúcar
5 claras de huevo
1 1/2 vasos de leche
colorante alimetario (líquido o en gel)
PARA EL RELLENO
500ml de nata para montar (que meteremos en el congelador un rato antes)
200gr de azúcar
PARA LA COBERTURA
Fondant blanco o del color que os apetezca
azucar glasé para enpolvar la mesa



PROCEDIMIENTO
Primero, como siempre, ponemos el horno a precalentar. Esta vez a 180ºC.
Ahora cogemos la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente (sólida pero que se chafe si la presionamos con el dedo) y le incorporamos el azúcar de forma que nos quede una masa cremosa. Añadimos también las claras de huevo lentamente mientras removemos y después la vainillina.
En otro bol, mezclamos la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal y lo tamizamos todo con un colador.
Seguidamente, empezamos a añadir la mezcla anterior (que llamaré seca) sobre la masa cremosa (de mantequilla, azúcar, etc..). Añadimos la mitad de la mezcla seca y después la mitad de la leche. Seguimos con la otra mitad de mezcla seca y la otra mitad de leche.
Ya tenemos la masa preparada, ahora la separamos en tantos boles como colores queramos crear (yo hice rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta ) y procedemos a teñir con los colorantes. Si usáis colorantes líquidos necesitaréis un poco más de cantidad para obtener colores vivos, si usáis colorantes en gel con una puntita bastará. Nosotros siempre tenemos amarillo, rojo y azul y a partir de estos hacemos las mezclas. Ahora tenemos dos opciones, hacer un piso de cada color y montarlos juntos o mezclar colores.
Si mezclamos colores (procedimiento fácil) sólo tenéis que llenar un molde engrasado con las mezclas y mantener en el horno durante 60 minutos a 180ºC. Si preferís hacer el pastel de pisos, tendréis que calentar cada piso durante 10 minutos a 180ºC y dejar enfriar 10-15 minutos antes de desmoldar por lo que es recomendable tener (al menos) 2 moldes del mismo diámetro.
Masa antes de ir al horno cuando mezclamos colores
Si hemos hecho los 6 pisos (o más…) ahora tendremos que montarlos. Yo usé nata montada. Para hacerla lo ideal es meterla en el congelador un rato antes y si tenéis espacio, meter también un par de boles y una cubitera.
Llenamos un bol con cubitos y ponemos otro bol dentro, dónde añadiremos la nata para montar. La montamos con barillas, a mano o a máquina (veréis que con el truco del hielo no cuesta nada montarla) y después añadimos el azúcar y procedemos a alternar piso de bizcocho con capa de nata montada.
Para la cobertura, yo usé un sistema muy, muy fácil, fondant «prefabricado».
Sólo tenéis que espolvorear la mesa con un poco de azúcar glasé y con las manos bien limpias y secas amasar un poco la pasta. Cuando esté blanda, empezamos a aplanarla con el rodillo hasta obtener una circunferencia que cubra por completo vuestro pastel (sumar el diámetro más los laterales).
Cubrís el pastel con la capa de fondant y recortáis el sobreante. Es una forma muy fácil, rápida y resultona de decorar un pastel pero evidentemente, podéis hacerlo como os apetezcla. Os dejo un video por si nunca lo habéis usado.
Espero que lo disfrutéis tanto como nosotros.
Coronas de Cumpleaños

Coronas de Cumpleaños

¿A qué niño no le gustan las coronas de cumpleaños? Los míos las atesoran y aunque las quieren mucho, las de cartón, goma eva, etc se les acaban estropeando así que hice las coronas definitivas con un poco de fieltro y tela. Estuvieron poniéndoselas sin parar durante más de una semana y luego, el día de la fiesta familiar, resulta que con tanta excitación se las olvidaron pero esta semana las coronas han vuelto a su lugar, las cabecitas de mis pequeños reyes. Mi hija se empeña en que ella es un rey y no una reina… y para demostrármelo me enseña su capa, su espada y su barba pintada en la cara… Así que si os apetece hacer alguna para vuestros reyes, os enseño cómo.
Yo he usado fieltro porque es un material que se puede coser pero también se puede pegar… así que es ideal para los que no entren en costura o para que las hagan los niños. Necesitáis un trocito de fieltro de 20 x 35 cm y otro de 15 x 37cm de tela si queréis decorar una cara (optativo) y hacerla reversible.
Para empezar, doblamos por la mitad por la horizontal y volvemos a doblar por la mitad por el eje de simetría vertical (nos quedará un cuarto del tamaño inicial).

Ahora dibujamos dos puntas y media quedando la media en la parte doblada (y la otra parte doblada en lo que será la base de la corona) y recortamos. También aprovechamos para bordar la inicial del rey (o reina) si os apetece.
Cortamos otra pieza, esta ves de tela, para decorar una de las caras de la corona. No necesitamos hacerla doble, sólo cortarla 1 cm o 2 más grande que la pieza de fieltro.
Ahora ponemos la parte de fieltro sobre la de tela dejando la parte exterior de la corona (el lado bueno del bordado) cara a la tela como veis en la imagen. Hacemos una costura o pegamos marcando la mitad de la pieza de fieltro y dejando un trocito extra de la pieza de tela.
Giramos las piezas de forma que ya nos queda el bordado en la parte exterior, la otra parte de fieltro en medio y la parte de tela en la otra cara de la corona. Hacemos unos cortes en la parte de tela que sobra para poder meterla hacia dentro de la corona, entre las dos piezas de fieltro. «Abrimos» la corona y pegamos la tela en la pieza interior de fieltro.
Ahora cosemos (aquí si que recomiendo coser aunque sea con 4 puntos a mano para que resista) la goma. Con unos 15cm os bastará. El poquito de tela que os sobra lo dobláis hacia dentro para que quede bien limpio, metéis la goma entre las capas de fieltro y coséis.

Por último, pegamos por la parte interna de la pieza de fieltro para que la corona quede de una sola pieza reversible y si queréis, hacemos un bonito ribete…

Para hacerlo, ponemos un trozo del hilo paralelo a la corona y después hacemos que baje y vaya hacia detrás como dibujando un círculo (fijaros el las imágenes que una imágen vale más de mil palabras) y clavamos la aguja de detrás hacia delante, quedando dentro del círculo que hemos dibujado con el hilo. Tiramos hacia arriba y listos.

Para mis hijos, las coronas son mucho más que un juguete, son algo especial… y hacer unas con unos retales de tela y fieltro ha sido todo un éxito, se las quitas y las ponen a gusto para celebrar cumpleaños imaginarios, convertirse en reyes…
¡Qué días!

¡Qué días!

Estos últimos días han sido de esos en que no he parado ni un segundo… Hemos empezado el cole, H. cumplió 3 años y E. cumple 7 la próxima semana así que tuvimos una gran fiesta familiar, estamos preparando el nuevo huerto de otoño-invierno, arreglando cosillas en casa… así que en dos semanas casi no he encedido el ordenador y mucho menos paseado por mis lugares virtuales favoritos… Pero bueno, el resultado de tanta actividad ha valido la pena.
Coma ya comenté, decidimos hacer una fiesta temática «Arco Iris» así que preparamos guirnaldas, coronas, pastel Arco Iris de 6 pisos, mini pastelitos de queso… y nos lo pasamos en grande.
Para las guirnaldas, cortamos tiras de papel de colores y las cosimos a máquina. Nosotros usamos 2 folios DinA4 de cada color y nos quedó muy bonita… La usamos en el jardín y ahora ya tiene su lugar en la habitación de jugar.
La receta del pastel Arco Iris os la cuelgo en nada… son 6 pisos de pastel teñido con colorantes alimenticios unidos por nata montada y cubiertos con fondant. Dulce, dulce…
Los pastelitos de queso asustaron un poco al principio pero cuando los probaron, gustaron a todos. Los hice usando mi receta de pastel de queso sólo que repartí la mase en 6 boles para teñirla con los colorantes y luego usé como moldes vasitos de cristal de un postre de chocolate blanco que me apasiona (por eso colecciono tantos aunque ahora los venden en envase de plástico).
Y aunque habíamos renovado las coronas de cumpleaños resulta que estuvieron tan excitados todo el día que ni pensaron en ellas! y eso que se pasaron la semana con las coronas en la cabeza… En fin, pasamos un buen rato y mis dos mayores son ya un poquito más «mayores».

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies