Pasó el taller. Cuadernos de cajas de cereales.

Pasó el taller. Cuadernos de cajas de cereales.

El día amaneció con neblina matutina y de camino a Marganell, pasé por las montañas de Montserrat quedando por encima de un mar de nubes impresionante…
Al llegar a casa de Farah, preparamos el espacio y empezaron a llegar las participantes. Sólo puedo decir que me lo pasé genial con todas ellas. Ana hizo una entrada muy bonita explicando su experiencia.
 Imágen de Ana de Organicus
Como veis, hicimos jabón con aceite de oliva, un labial con miel, una crema super hidratante, unos polvos mágicos multiusos… y aprendimos y disfrutamos. Les preparé una pequeña guía con toda la información para que pudieran estar atentas al curso sin perder tiempo apuntando y la encuaderné en casa, reciclando cajas de cereales.
Aquí las instrucciones para hacer un cuadernillo con una caja de cereales:

Ahora ya vamos a preparar el taller de jabón líquido pues fue un día para repetir.
Taller de Cosmética Natural

Taller de Cosmética Natural

Hace un tiempo, mi buena amiga Farah (nos conocimos en danza del vientre para embarazadas hace ya más de cuatro años, ¡cómo pasa el tiempo!) creó una asociación para dar apoyo a mujeres y tratar de recuperar un estilo de vida frugal. Pues bien, como abogan por recuperar el hacerse las cosas uno mismo (idea que comparto) organizan todo tipo de cursos (los de pan son ya míticos) y el próximo mes de octubre yo misma voy a impartir un taller de cosmética natural.
Tenéis la información aquí. Será el próximo sábado 6 de octubre por la mañana (de 10 a 14h) en una pequeña casa de payés en Marganell (localización preciosa, detrás de las montañas de Montserrat, rodeados de bosque y cerca de Barcelona). Aprenderemos los básicos, nos lo pasaremos muy bien y nos iremos a casa con labiales, cremas y tónicos hechos por nosotros mismos.

Precio 40€ (incluye una pequeña-gran guía que estoy preparando para la ocasión!). Apúntate mandando un e-mail a elproyectomuslimah@hotmail.com.

De caballete a Tendedero

De caballete a Tendedero

A menudo me preguntan cómo lo hago para hacer «tantas» cosas con tres hijos, una casa, un trabajo, etc… pues bien, tengo varios truquillos pero uno muy importante es dejar que mis hijos participen en todo aquello que «debo» hacer en cuanto a faenas de la casa se refiere. 
Evidentemente, hacer la cena junto a los peques supone tardar mucho más tiempo pero desde mi punto de vista, es un tiempo muy bien invertido. Mi experiencia me ha enseñado que, con la suficiente «paciencia» por parte del adulto, cualquier tarea es divertida y atractiva para los más pequeños. Y no debemos olvidar que con estas actividades fomentamos la autosuficiencia de nuestros hijos y por tanto la seguridad en si mismos…
Con todo esto, hace poco tuve que improvisar un tendedero para que todos pudieran tender conmigo.
Lo hicimos con un caballete de los más sencillos (4€ aprox.) y algo de cuerda. Substituí las bisagras por cuerda y monté 6 líneas entre las patas (3 por banda) para que pudieran tender.
Fue muy fácil (y barato) y, para ropa pequeña está perfecto con lo que ahora tender la ropa es aún más interesante.
Hidratante en pastilla

Hidratante en pastilla

 

Con los peques, la casa, el trabajo… nunca encuentro el momento para cuidarme y una de las cosas que más me cuestan es hidratar mi cuerpo. Ponerme crema al salir de la ducha siempre me da pereza pues me gusta la sensación de piel limpia que tengo al salir del agua. Tampoco tengo ganas de pringarme las manos… ni me convencen los aceites porque la mitad se desparrama y se pierde… La solución la descubrí hace un tiempo, cuando probé una hidratante en pastilla de Lush: hidratación rápida y fácil. En contra, que son un poco caras… así que me hice las mías en casa.
La receta de hoy es una receta básica para pastillas hidratantes para pieles secas (es decir, pastillas extra hidratantes).
INGREDIENTES para la receta básica:
– 1 parte de aceite (de almendras dulces)
– 1 parte de manteca (de karité)
– 1 parte de cera de abejas
Podéis personalizar la receta a vuestro gusto, añadiendo esencias justo antes de verter la mezcla en los moldes, cambiando los aceites y/o las mantecas…. si substituís una de las mantecas por otro aceite, podéis incrementar la proporción de cera para que quede una pastilla sólida a temperatura ambiente pero que se funde al frotarla contra el cuerpo.
En meses de verano también incremento un poco la proporción de cera para que la pastilla aguante la temperatura ambiente elevada de estas fechas. Para hacer 6 pastillas usé 120 gramos de aceite de almendras dulces, 120 gramos de manteca de karité y 120 gramos de cera de abejas.
UTENSILIOS:
– una báscula
– recipiente para pesar y espátula o cuchara
– un par de cazos (o un cazo y un bol que aguante altas temperaturas) para hacer un baño maría
 PROCEDIMIENTO:
1) Pesamos la cera y la metemos en el cazo interior del baño maría
2) Pesamos el aceite y lo añadimos a la cera
3) Al baño maría, calentamos a fuego lento hasta que toda la cera se funda.
Tenemos que vigilar que la mezcla nunca hierba (por eso usamos el baño maría, para que no reciba una gran temperatura directamente)
4) Pesamos la manteca y la añadimos a la mezcla anterior
5) Removemos hasta que se funda completamente y mezclamos bien
6) Vertemos la mezcla en los moldes
7) Mientras esperamos a que la mezcla alcance la temperatura ambiente, aprovechamos para limpiar el cazo. El mejor método es retirar los restos que queden con papel absorbente antes de que se enfríe y luego lavar con agua y jabón.
8) Podemos meter los moldes en la nevera o en el congelador para que las pastillas solidifiquen antes.
UTILIZACIÓN:
Al final de la ducha, con el cuerpo mojado, frotamos la pastilla por todo nuestro cuepo y ¡listo!
Personalmente, me gusta que mi piel se seque «al aire» el lugar de secarla con la toalla, de esta forma doy más tiempo para que los aceites penetren.
También me gusta guardar las pastillas (y cremas) en la nevera durante los meses de verano, así se conservan mejor y luego usarlas es mucho más refrescante.
Son muy, muy fáciles de hacer y quedan muy bien en una pequeña caja de metal como idea de regalo.
Si os quedan demasiado blandas, podéis fundir de nuevo a fuego lento y añadir un poco más de cera. En caso contrario, si no funden bien al fregarlas sobre la piel, añadir aceite o manteca.
Alas sin Costuras

Alas sin Costuras

El rincón de los disfraces es uno de los preferidos de mis hijos. Bien, en realidad no es un rincón porque es un mueble con ruedecillas y lo llevamos donde nos hace falta y en el tienen todo tipo de accesorios, crema hidratante+pinturas, telas, zapatos y algún disfraz que hemos ido recuperando de aquí y de allí…
Últimamente les gusta mucho disfrazarse de animales y jugar a mil juegos así que estoy ampliando el repertorio de accesorios animales. Teníamos unas alas de plumas pero problema… teníamos sólo unas… para 3 macarrons… así que improvisé unas nuevas con unos retales de gasa y un poco de goma.
Para hacerlas sólo necesitáis un rectángulo de tela (gasa o seda mejor, que vuela más!). La medida larga corresponde a la de mano a mano con los brazos estirados y la corta del cuello hasta el culo.

Primero atáis un trozo de goma (30-40cm) recogiendo toda la tela por el centro y cerráis lo que sobre de goma para que quede formando un círculo.

Después atáis un trocito más pequeño de goma (15-20cm) a las dos esquinas superiores cerrando también lo que sobre de goma para que forme un círculo.
Veréis que es de lo más fácil de preparar y que luego los peques van a dar rienda suelta a su imaginación. Además, tiene el valor añadido de que incitan al movimiento y ya sabéis lo que me gustan este tipo de juegos en que el niño a prende a tomar consciencia de si mismo mediante el movimiento.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies