Mochila de camisteta

Mochila de camisteta

 Hemos estado unos días en el pueblo de la familia de mi compañero pero ahora estamos de nuevo en casa y yo estoy empezando a preparar la ropa de otoño/invierno… Se que suena extraño porque con estas calores, a ver quien tiene ganas de ponerse a coser y a ganchillear ropa de invierno pero como necesito mi tiempo, prefiero empezar ahora y tenerlo todo preparado para cuando llegue el frío.
Este año me he propuesto reutilizar ropa y transformarla en otras prendas porque ¡parece mentira la cantidad de ropa que acumulamos sin usar! He empezado con un proyecto muy simple: una bolsita para el almuerzo/merienda de H.

El procedimiento es de lo más sencillo, sólo necesitamos tijeras, una cinta o cuerda y dos costuras…

Empezamos doblando la camiseta por la mitad y cortando por debajo de las axilas. Si hacemos un corte recto, tendremos la típica bolsa pero si curvamos un poco como veis en la imagen, tendremos una bolsita con base redondeada.
Después únicamente tendremos que coser la parte que acabamos de cortar para cerrar la base de la bolsa y en la parte superior (que es la cintura de nuestra vieja camiseta) haremos otra costura dejando espacio para pasar la cinta. Podéis dejar un sólo agujero (la bolsa típica de merienda…) o dos agujeros en situación opuesta para hacer la mochila…
 Hechas las costuras, sólo pasar la cinta con la ayuda de un imperdible y anudarla en el caso de la bosla típica o coserlas cómo en la imagen para la mochila.

Como veis, no tiene misterio… así que a animarse!

En casa

En casa

Llegar a nuestra nueva casa fue algo muy emocionante… llevábamos muchos meses esperando y ya lo teníamos todo planeado, planeadísimo… y aunque queríamos hacer las cosas despacito y con cuidado ¡fue un desparrame total! Montones de cajas que habían estado medio año almacenadas abiertas por todas partes y otro montón de cajas vacías que íbamos llenando con trastos inútiles que la casa acumulaba. Pero yo tenía algo muy claro, quería reaprovechar todo cuanto pudiera. Por eso, cuando mi compañero mi dijo que las estanterías que había junto a la chimenea no le gustaban nada, yo me lancé a por el bote de pintura con la promesa de que si el resultado no le agradaba, las sacaríamos…
 
Me puse tan rápido a pintar que ni siquiera he encontrado fotos cuando eran todas oscuras, sólo esta dónde está a medio pintar (y dónde se ven también las butacas que «transformé» más adelante). Después de una buena capa de pintura y unos pomos nuevos, la estantería se quedó en su sitio y no veáis lo bien que nos ha ido…
En ella tenemos un rinconcito de «natura» dónde los peques dejan lo que van encontrando por nuestro terreno, guardamos dvd’s, libros (la recién acabada tesis de mi compañero…) y los estantes tapados nos van genial para guardar todo aquello que no es «tan bonito».
Y yo contentísima porque he superado nuestro afán por tirar y comprar y he creado un pequeño tesoro de algo viejo…
Reciclando potes de cristal

Reciclando potes de cristal

Tenemos muchos muchísimos potes de cristal y los uso para almacenar de todo. Esta vez me apetecía darles algo de color y en lugar de pintarlos por fuera, lo hice por dentro… de lo más fácil. Sólo necesitáis un poco de pintura y los botes de cristal con sus tapas.
El procedimiento es sencillo… 
1. Ponemos un poquito de pintura dentro del bote
2. Removemos con la tapa puesta para que la pintura cubra todas las paredes
3. Retiramos el sobrante de pintura y lo volvemos a meter en su bote original
4. Dejamos los botes tapados boca abajo durante un ratopara que el exceso de pintura se deposite en la tapa
5. Destapamos y dejamos secar durante un par de días

Y listos para ser usados…

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies