todo-es-mas-magico-bajo-la-luz-de-las-velas

Hace unos años que, con los niños, nos gusta preparar regalos para nuestra familia y dárselos en Navidad. Hemos hecho pirugalletas, galletas con dibujos de los niños, jabones, chocolatillos, bombas de baño, puntos de libro, ecolápices… y a los niños les encanta preparar los regalos pero también los envoltorios, etiquetas para los tíos, tías, abuelos, abuelas y bisabuelas.

 

De un tiempo aquí, en casa hemos adoptado un nuevo ritual. Soy muy mala con las rutinas pero siento que es algo que nos podría aportar mucha “paz” en casa así que de un tiempo aquí he empezado a introducir pequeños cambios para que todos aprendamos a estar presentes, a conectar. Uno de estos cambios es el encender una vela mientras cenamos. Es increíble como un gesto tan pequeño, puede provocar un cambio tan grande… y es que bajo la luz de las velas, todo es más mágico. Por eso, hemos decidido regalar momentos mágicos a nuestros familiares y hemos aprendido a hacer velas de cera de abejas.

VELAS

Hemos escogido la cera de abejas porqué ya la teníamos en casa de otros proyectos (y yo soy muy partidaria de usar lo que ya se tiene en lugar de comprar y comprar y comprar algo más) y porqué nos gusta mucho su olor, pero podéis usar también cera de soja o cualquiera de las ceras para hacer velas que venden en las tiendas de manualidades.

 

Esta vez os he preparado tutorial y vídeo-tutorial para que veáis que es muy fácil. Me acabo de dar cuenta de que las explicaciones del vídeo sólo se ven cuando usas ordenador (¡voy a cambiarlo!) pero aún así, veréis que no tiene misterio. En la ruedecita de a parte inferior del vídeo podéis seleccionar para velo a máxima resolución (y así ver perfectamente las bonitas manos de mi hija mayor 😉 )

MATERIALES

  • Cera
  • Mecha
  • Recipiente estrecho y largo (para no malgastar cera) y olla para hacer el baño maría
  • Tarritos de cristal (si queréis aprovechar la cera restante) y pinzas de tender la ropa
  • Tuercas (que harán de pesos para mantener la mecha al fondo del tarro)

 

PROCEDIMIENTO

No hay truco, es fácil fácil.

1. Cubrir las superficies que no queráis que se ensucien usando papel de aluminio. La cera una vez seca no es muy difícil de limpiar (rascando) pero si os lo queréis ahorrar, podéis cubrir la zona con papel de plata.

2. Deshacemos la cera al baño maría. Lo ideal es usar un recipiente que no sea muy ancho para gastar menos cera (y hacer velas más largas). Si no tenéis nada en casa, podéis usar una lata por ejemplo. (En el Mercadona venden unas latas de aceitunas muy largas que os irían perfectas).

velas-caseras-regalo-navidad6

3. Cortamos la mecha. Hacemos las velas de dos en dos y nos quedarán unidas por la parte en que luego se encienden. Así, tienes que cortar mecha de el largo de dos velas + 10 cm que quedarán sin cera.

4. Empezamos a sumergir, una capa de cera y al agua para enfriarla. Otra capa de cera y de nuevo al agua… y así hasta que tenga el grosor deseado.

velas-caseras-regalo-navidad5

Para que os quede bien recta, después de las primeras capas de cera podéis estirar la mecha con las manos para que quede recta. También podéis pegar una tuerca al final de la mecha (usando la propia cera) para que os la mantenga recta.

velas-caseras-regalo-navidad2

5. Cuando tenga el grosor deseado, las colgáis y cortáis la base (con tijeras de cocina) para que quede plana. Ahora sólo falta dejar enfriar para que se endurezcan y en 24-48 horas estarán listas para ser usadas.

velas-caseras-regalo-navidad4

 

** La cera que os queda en la lata la podéis utilizar para hacer velas dentro de tarros. Nosotros hemos usado tarritos de cocina pequeños, de los típicos de conserva con tapa y goma.

velas-caseras-regalo-navidad3

Aquí sí hay truco, para que la mecha llegue hasta el fondo, la pegaréis primero usando una tuerca y cera y la mantendréis en el centro del tarro con la ayuda de unas pinzas de tender la ropa (o unos palillos chinos si el tarro es demasiado ancho).
velas-caseras-regalo-navidad1bis

Después iréis añadiendo la cera pero al principio hacerlo despacio para que no se os despegue la tuerca del fondo. Una vez lleno, sólo tendréis que dejar enfriar la cera. Estos tarritos son los que alumbran ahora nuestras cenas mágicas.

VELAS

 

¿Te ha gustado? Puede que a tus amigos también les guste, ¡Compártelo!

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para facilitarte la navegación. Si continúas navegando entiendo que estás de acuerdo con mi política de cookies, ACEPTAR

Aviso de cookies